Masa de pizza

En casa de mis padres las pizzas se han convertido en un aunténtico manjar y en un MUST, sin lugar a duda. De toda la vida la pizza se pedía por teléfono para que viniesen en moto a traerla o de vez en cuando ibas a un restaurante italiano a comer una pizza en condiciones. Luego llegaron a los supermercados las “pizzas” y “bases” industriales y se hicieron fuertes como básicos en la nevera. Y desde que mis padres se hicieron un horno de leña hace unos 7 años, nuestras vidas cambiaron para siempre.

Ahora comer una pizza implica hacerla casera, cómo no. Preparar mínimo para 6 personas, porque siempre se apunta alguien cuando sabe que las estamos haciendo y calcular de 24 a 48 horas de fermentación de la masa para poder comerlas. Sí, así de frikis pero ya no hay vuelta atrás.

La masa de pizza es muy sencilla de hacer, a parte de lo saludable que es respecto a las alternativas del supermercado, el sabor que tienen también es mucho más auténtico y ganas en calidad. Además, la sensación de disfrute de hacerte tu propia pizza es muy placentera y siempre puedes venirte arriba con alguna acrobacia si tienes invitados en casa.

Masa de pizza

Masa de pizza

Después de hacer muchas masas con los mismos ingredientes pero siempre con algunas variantes en cantidades o técnicas entre diferentes pizzaiolos y chefs, me quedo con la que hago desde hace un par de años que es la de Jesús Marquina, el primer español en ganar el premio internacional de Sansomagiorre (Italia), considerado como uno de los mejores pizzaiolos del mundo y está en Tomelloso (Ciudad Real), en el restaurante Marquinetti

 

 

 


RECETA DE MASA DE PIZZA

Cantidad: 2 pizzas de 250 gr. / 3 pizzas individuales
Dificultad: Fácil
Tiempo: 50 mins

Ingredientes

  • 500 gr Harina de fuerza
  • 325 ml Agua
  • 5 gr Levadura fresca o 1,5 gr levadura seca
  • 13 gr Sal
  • 15 gr Aceite de Oliva V.E.

 

Preparación

  • En un cuenco disolvemos la levadura fresca con un poco del agua que tenemos.
  • Podemos hacer la mezcla de ingredientes en una mesa o si prefieres no manchar se puede hacer en un bol grande.

Elaboración

  1. Hacemos un volcán con la harina, es decir, la echamos en forma de montaña y le hacemos un hoyo en el centro para ir metiendo los ingredientes.
  2. Echar la levadura disuelta con el resto del agua al centro del volcán de harina. Echa el agua en dos tiempos mientras la vas mezclando para que no se te desborde de agua.
  3. Mezclar bien los ingredientes. Te puedes ayudar de una cuchara o tenedor. Añadir la sal.
  4. Amasar bien a mano durante 15 minutos (aprox.).
  5. Una vez integrados bien los ingredientes y hecha la estructura de la masa sin que queden grumos de harina le vamos echando el aceite en varias tandas mientras seguimos amasando para integrarlo. Al principio vuelve a ser una masa pringosa pero según la vamos trabajando vuelve a coger consitencia.
  6. Una vez que la masa deje de pegarse a los dedos y se haya abosrbido el aceite la metemos en un recipiente y la dejamos reposar durante 30 minutos en el frigorífico.
  7. Pasado este tiempo sacamos la masa, la cortamos en el número de pizzas que queramos hacer y hacemos una bola con cada una de los trozos.
  8. Cogemos unos bols o tuppers y los pintamos por dentro de aceite para que las masas no se peguen.
  9. Metemos cada una de las bolas en los bols, los tapamos con un papel film y dejamos reposar en el frigorífico entre 24 y 48 horas para su fermentación.

Montado de las pizzas

  1. Cuando vayamos a hacer las pizzas, las sacamos del frigorífico 30 minutos antes para que cojan temperatura.
  2. Para estirar las masas lo hacemos con las manos, nunca con un rodillo porque romperíamos los alveolos, que son las burbujitas que tiene la masa para darle esponjosidad. Y dejamos unos bordecitos al rededor de la masa.
  3. Una vez tengamos la base ya estamos listos para montarla ¡como más nos guste!

Consejos

  • Usar siempre harina de fuerza para que absorva más agua y no se deshidrate, porque las pizzas necesitan de un mayor tiempo de cocción cuando se hacen en hornos convencionales al tener una temperatura máxima de 250º C a 275º C, a diferencia de los profesionales o de leña que consiguen mayor temperatura.
  • Lo ideal sería tener una piedra para pizzas, con esto conseguimos que retenga mucho más el calor y la base se haga mejor. Si no tenemos, podemos utilizar una rejilla para pizzas, así el calor le entra por debajo a la base y la humedad se va por la rejilla.
  • Un truco: utilizar una terrina de cerámina con agua y colocarlo en el interior del horno para que el horno nos absorba más humedad de aquí y no le quite tanta a la pizza.

 

author-avatar

Cocinar y comer mejor en compañía. Y viajar todo lo que se pueda...

1 Reply to "Masa de pizza"

  • comment-avatar
    Blanca 3 diciembre, 2016 (1:08 pm)

    Otro truco es meter la pizza con el tomate en el horno para que se haga la masa, después añades los ingredientes y la vuelves a meter.
    Así no se queman los ingredientes ni se pasan!!! Consigues también que la masa quede bien cocinada 🙂

Leave a reply

Your email address will not be published.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies